Franco Fagioli, el argentino que brilla en la ópera: “He sabido desorientar al público”

Tomado: DW Made for minds

Nacido en Argentina, Franco Fagioli fue el primer contratenor en ser fichado por la discográfica Deutsche Grammophon. DW habló con él con motivo de la publicación de su nuevo disco, dedicado al compositor Leonardo Vinci.

Deutsche Welle: ¿Cómo vive un cantante la crisis del coronavirus en una ciudad tan golpeada por la pandemia como Madrid?

Franco Fagioli: Observando. Creo que es tiempo de observar porque es una situación muy especial, que algo nos tiene que dejar. Y no tiene que ser el pánico. Porque ¿cuál es la pandemia que va a quedar? Espero que no sea la del miedo, porque eso no nos hace crecer como sociedad.  He pasado en este tiempo por muchos estadíos: la sorpresa, los cuidados, la incertidumbre, la bajada del ritmo… Cuando se decretó en España el estado de alarma, me encontraba en plenos ensayos de una ópera de Corselli en el Teatro Real de Madrid. Naturalmente, se cancelaron todas las representaciones.

De momento las temporadas de ópera están suspendidas, ¿cómo pueden hacer los teatros para recuperar actividad?

Creo que todo será de a poco y con muchas ganas. Volver a la normalidad tomará su tiempo, como habrá sucedido en el pasado con otras situaciones, como las guerras. Europa tiene vasta experiencia con momentos duros y difíciles y, al mismo tiempo, una especie de resiliencia que hace que la sociedad vuelva a tomar el ritmo de las cosas.

Y usted como cantante ¿echa de menos los escenarios?

Es una situación rara. A mí se me cancelaron varios proyectos… Son momentos de incertidumbre. Pero sigo haciendo mi trabajo en casa. Lo que hace un cantante sobre el escenario lleva muchas horas de preparación. Eso lo mantengo hasta que pueda volver. Hay que pasar esto de la mejor manera posible y con la mayor de las esperanzas. Aunque, por supuesto, lo echo de menos.

Usted es un contratenor y asume el exuberante repertorio de los antiguos castrati, que en su día eran estrellas de la ópera. ¿Le gustaría también abordar música tal vez menos brillante, pero más reflexiva?

Dentro del disco, hay arias de fuegos artificiales y otras más íntimas. Creo que no tiene que ver con el repertorio, sino con el tipo de ánimo que quiere trasmitir la pieza. Mi suerte es que no canto solo barroco, sino también Rossini, Mozart… Aunque soy contratenor, mi formación se basa en el bel canto, fue muy amplia y pude abordar otros compositores de diferentes épocas. Se espera de los contratenores que canten sobre todo barroco, pero creo que he sabido desorientar unas cuantas veces al público. En ese sentido, no me he sentido encasillado. Y si sale un proyecto que se sale del barroco, voy corriendo…

Hablando de desorientar a la gente… ¿Cómo un joven argentino, de un lugar alejado de Buenos Aires, como San Miguel de Tucumán, se decide no solo a ser cantante, sino además contratenor?

Yo tampoco sabía muy bien lo que estaba haciendo… (Risas) Siendo niño, cantaba en coros infantiles y tenía voz de soprano. Después me dediqué más al estudio del piano, aunque yo seguía jugando a cantar agudo o cantar imitando a mujeres. Mi madre se preocupaba porque pensaba que eso me iba a estropear la voz. Yo no tenía idea de que existía el contratenor hasta que lo descubrí en un disco del Stabat Mater de Pergolesi, donde escuché una voz de soprano y otra que pensé que era de una mujer contralto. Cuando vi que en realidad se trataba de un hombre, me di cuenta de que eso era lo que yo quería hacer: ser un contratenor. Yo tenía 17 ó 18 años…

¿No sintió presión social a esa edad por cantar “como una mujer”?

En Argentina, aunque hay mucha actividad coral, no es costumbre que los niños canten en coros. Así que, de por sí, lo que yo hacía no era común. Por parte de mi familia, tuve apoyo total, sobre todo cuando mi madre entendió de qué se trataba y que no me iba a dañar la voz. Con los amigos sí, hubo momentos en que yo en la calle me ponía a cantar y pedían que me callara… Son anécdotas graciosas que ocurrieron, hasta que después me vieron sobre el escenario y comprendieron que iba en serio. Como amaba tanto lo que hacía, no hubo problemas de burlas y demás.

Fue usted además el primer contratenor en ser fichado por la discográfica alemana Deutsche Grammophon¿Por qué se decidieron por usted?

Creo eso responde a mi formación técnico-vocal basada en la ópera italiana. Yo soy además un contratenor que canta en un registro de mezzo-soprano. Eso me da la posibilidad de hacer un repertorio que no está dentro de lo común entre los contratenores. No quiere decir que todos deban seguir ese camino, cada uno tiene su propia vocalidad.

¡Comparte este contenido!

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*