Ciencia, educación y sociedad

 Ciencia y Educación al Servicio del Pueblo*

Apartes de la ponencia presentada por el grupo de Investigación pedagógica en el foro de la localidad cuarta marzo 2003. Ponentes Carlos Díaz, Francisco Morales y Fanny Landínez.

Introducción

Comenzaremos esta ponencia con un ejercicio: observar un saló

n de clase, recinto producto del trabajo humano, identificar los ladrillos producidos en chircales utilizando mano de obra de niños, muchos de los cuales jamás asistirán a un aula de clases, mirar las tejas en muchos casos de asbesto-cemento que hoy en día se siguen utilizando en Colombia pero que por ser cancerígenas están prohibidas en los países desarrollados;  situación que evidencia el reciclaje de lo que en los países industrializados ya ha sido descartado.

aula en semento
dry-mormenupn.blogspot.com

Tomemos como ejemplo el cultivo de la papa donde el apoyo tecnológico no consiste en potenciar la agricultura, sino que engañosamente se ha regalado semilla de una variedad híbrida, que necesita de insumos agrícolas costosos, que esterilizan la tierra volviéndola dependiente de los fertilizantes y fumigantes, e impidiendo volver a sembrar las variedades nativas que anteriormente se sembraban, ya que por destruir el microecosistema del suelo, estas no prosperan. El ejercicio anterior nos lleva a cuestionar si la ciencia de por sí sirve al pueblo, pensar si el conocimiento que se ha desarrollado para ser utilizado por los grandes capitales, tarde o temprano va a servir al pueblo, o si más bien incluso lo perjudica. Para que una parte de dichos conocimientos científicos pueda ser aprovechada para el verdadero beneficio del pueblo, se requiere de un esfuerzo consciente de este.

                                                                             Ciencia por interés

Una gran cantidad de investigadores científicos concibe la ciencia como algo neutro, se habla incluso de ciencias puras, entendidas como aquellas donde se busca la verdad por la verdad. Han querido que olvidemos los orígenes de la ciencia, llegando incluso a plantear que ésta nace exclusivamente de la curiosidad, negándose a ver la causalidad de los descubrimientos científicos, que obedecen a necesidades de los grupos sociales privilegiados.
A lo largo de la historia ha habido muchos intelectuales que a pesar de no pertenecer a las clases populares, se han negado a continuar con sus investigaciones por la forma en que su conocimiento se emplea por parte de los que ostentan el poder. Miremos el caso de Manuel Elkin Patarrollo, quien prefirió que sus investigaciones sirvieran al pueblo colombiano, colocando esto por encima de la remuneración económica, de haber cedido los derechos de su vacuna a una de las grandes multinacionales farmacéuticas ¿Por qué alguien hace algo así? Porque entiende

ciencia y tecnologia
paanbuar13.blogspot.com

que  la ciencia no es neutra, no quiere que su deseo de hacer algo que sirva a los más necesitados termine en su detrimento, como hubiera sucedido si se convierte puramente en una mercancía para que los soldados norteamericanos penetren fácilmente en la selva amazónica y para que los que tienen el dinero la paguen mientras la mayoría de la población en zonas de riesgo contraiga e incluso muera por una enfermedad prevenible… No estamos llamando a abandonar la investigación científica, sino a darle una visión hacia resolver las necesidades del pueblo. Pero véase la contraparte, incluso en nuestro país muchos hacen estudios e investigación en cosas como automatización pensando que con esto van a mejorar la calidad de vida de la gente porque incrementan la producción. Lo que terminan es generando desempleo masivo.

Algo que se puede aprovechar en bien de la comunidad siempre es factible revertirlo y convertirlo en instrumento de poder económico y político, y mientras el estado no esté verdaderamente en función de las mayorías, los resultados de las investigaciones siempre van a ser aprovechados por quienes pueden pagar los costos de su implementación, solo que estos lo hacen para obtener ganancias de su inversión, y no para servir a los intereses de la gente del común. Un aspecto importante a tener en cuenta dentro de este tema es que en los países desarrollados y principalmente los Estados Unidos, cerca del 85% del presupuesto para la investigación está destinado directamente al área militar. ¿Se podría pensar que los conocimientos resultantes de estas investigaciones son patrimonio de los pueblos de esas naciones desarrolladas y que por ser neutros, pueden ser utilizados indistintamente para el beneficio del pueblo como lo son para el desarrollo de armas?.

Volvamos a la cuestión del origen de la ciencia y la tecnología, pensando en el invento de la casa, la rueda, el descubrimiento del fuego, se ve claramente que la ciencia y la tecnología tienen su origen en la resolución de unas necesidades básicas, sin embargo las relaciones económicas y políticas de la sociedad han hecho que esto cambie sustancialmente…

 Sin embargo, ¿Estamos en capacidad de construir una ciencia y una educación que estén a nuestro servicio, es decir al servicio del pueblo? Indudablemente sí, y esto va a permitir incluso transformar la sociedad misma en una sociedad también a su servicio….

Entonces, cada vez más los sectores conscientes del pueblo deben exigir y participar con los colegios y universidades en la producción de conocimiento, ciencia y tecnología para resolver sus problemas cotidianos y futuros. Además las comunidades en colegios y universidades deben aplicar sus conocimientos en beneficio de las grandes mayorías y estar en permanente debate y contacto con ellas para generar conocimiento científico, buscando la verdad en los hechos.


                                                                            Educación científica

La educación nacional, científica y al servicio del pueblo es vista por muchos educadores como algo utópico…Se tiende a pensar que la educación no puede ser científica porque los conocimientos que se imparten a los jóvenes de colegio no son tecnología de punta y porque es solo una inducción; y quienes se especialicen en alguna rama del conocimiento son los que pueden tener acceso a lo que se podría denominar ciencia, pero a nuestro modo de ver, la ciencia no se relaciona solo con desarrollo de tecnologías de punta, ni solo con la investigación de una nueva medicina en un laboratorio, sino que por ejemplo la lucha ideológica contra concepciones atrasadas que se han arraigado en la sociedad y que los medios refuerzan constantemente, es también hacer ciencia. Tomar conocimientos sencillos, pero que en ocasiones son vistos como misterios inalcanzables y difundirlos masivamente para que la gente los aplique a su cotidianidad, también es hacer ciencia.

Se debe iniciar por luchar contra ideas metafísicas, acientíficas en la cabeza de maestros y estudiantes, ver que el pueblo no es pobre porque cada uno de ellos nació cuando Marte se encontraba en X ó Y posición, ni porque un dios así lo quiso, ni porque así estaba predestinado en sus genes tercermundistas inferiores. Esto se concreta por ejemplo, cuando en clase de Historia en vez de que se nos enseñe que en 1810 hubo una revolución porque se cayó un florero centrando en que los estudiantes memoricen fechas, se nos debería enseñar las relaciones económicas de producción de la época, los sistemas de explotación esclavista y el por qué el descontento

                                                                                                                Educación Nacional

Cuando se habla de educación nacional, se vuelve al concepto de la ciencia en función de la resolución de unas necesidades del pueblo, esto está en contradicción con el hecho de que las potencias económicas (militares) como Estados Unidos o la Unión Europea, tienen sus intereses en Colombia y aprovechan su poder para tener una injerencia directa sobre los planes académicos de toda la educación (primaria, secundaria, técnica y universitaria), la cual debe subordinarse a los planes de globalización. Esto se ve claramente en lo referente a la educación universitaria donde estas potencias se vinculan por medio de «fundaciones», que no son más que nombres que se colocan los grandes capitales internacionales, por ejemplo Ford, para establecer las líneas de investigación. También a través del llamado proceso de acreditación que ha buscado colocar los planes académicos acorde con las necesidades de los grandes monopolios mientras se desconocen las necesidades reales del pueblo colombiano.
Por tanto es necesario luchar por mantener un carácter nacional de la educación, que permita que las instituciones educativas se enfoquen a resolver las necesidades materiales de la gente…
¿Si se lucha unificadamente en torno a una educación para la gente, nacional, científica, financiada totalmente por el Estado, pues para eso se pagan los impuestos, tendría en parte solución el problema?

                                                      Crítica al trabajador científico y sus emuladores

Cabe preguntarse por qué esta situación de desligazón de la ciencia y el pueblo se mantiene. Hay una razón importante que tiene que ver en como se ve así mismo un trabajador científico y como lo ven los sectores populares. En principio las élites entregan cierta formación científica a una persona, siempre que ésta participe de sus lógicas elitistas. Se genera entonces un distanciamiento por su condición material con el pueblo, se le enseñan ciertos slogans como el demeritar el conocimiento popular porque no sale de los libros o las aulas de las costosas universidades…
El trabajador científico debe reflexionar sobre la condición en que se le quiere sustraer de su integración social y esmerarse por oponerse a esta manipulación y dedicarse a dos tareas principales, primero no continuar profundizando la brecha entre el hombre del común y el conocimiento científico y segundo esmerarse en hacer de su ejercicio investigativo y de difusión de la información, algo fértil para que el hombre de a pie interprete y pueda resolver sus problemas y necesidades mas sentidos, en todos los campos. Lo más importante es que esto se vuelva una constante, que se genere organización educativa independiente bajo una consigna unificada de gente que defienda el derecho a la ciencia.

Correo electrónico: mariaciencia2002@lycos.com

*Apartes de la ponencia presentada por el grupo de Investigación pedagógica en el foro de la localidad cuarta marzo 2003. Ponentes Carlos Díaz, Francisco Morales y Fanny Landínez.

 

 

 

 

¡Comparte este contenido!

Be the first to comment

Leave a Reply