Dientes y esclavitud: la historia poblacional de los actuales afro-colombianos* (I)

La trata de esclavos africanos en Colombia se inició en el siglo XVII y miles de africanos desembarcaron en Buenaventura, Gorgona, Barbacoas y Chirambirá sobre la Costa Pacífica y Cartagena de Indias, Riohacha, Santa Marta, Tolú y Darién sobre la Costa Atlántica. Las cifras propuestas por los investigadores de la trata varían entre 9 y 100 millones de africanos para todo el continente americano. Estimaciones más o menos conservadoras proponen que al territorio colombiano entraron entre 100 mil y 200 mil africanos. No obstante, recientemente se ha estimado el número de esclavos africanos traídos a Colombia entre 1500 y 1851, en 1.100.000 individuos aproximadamente.

El origen biológico y cultural de los actuales afro-colombianos ha sido un tema de gran debate durante los últimos años. Diferentes investigadores ya sean historiadores, antropólogos socio-culturales o lingüistas han intentado por varias décadas conocer exactamente que grupos africanos llegaron a las diferentes regiones colombianas y cual es su origen geográfico africano. Es decir, si provenían del occidente, del norte, del oriente o del sur del África.

Aun con la cantidad de estudios realizados hasta el momento, la evidencia disponible no permite, por ahora, aportar datos contundentes que resuelvan esta problemática.

Por un lado, tal y como lo sugiere la experta en grupos Afro-Colombianos, Nina de Friedeman, “los estudios de los registros históricos particularmente sobre los documentos de registro de los esclavos en los puertos de partida africanos y en los puertos de llegada en Colombiano han sido suficientes para precisar los orígenes étnicos de las victimas de la trata”. Aún así la mayoría de estudios históricos sugieren que casi el cien por ciento de los africanos que llegaron a Colombia provenían del África Sub- Sahariana, específicamente de las Costas Occidentales del África, del territorio que comprende desde Senegal hasta Angola. Por el otro, los estudios lingüísticos por medio de análisis de gentilicios y de apellidos sugieren que los esclavos africanos que llegaron a Colombia durante la trata fueron hablantes Bantú provenientes casi exclusivamente del África Occidental y Centro-Occidental.                   

Regiones
Regiones de procedencia africana de los grupos afro-americanos según datos cultural, lingüístico, histórico, genético y dental

Sin embargo esta clase de estudios continúan siendo pocos para lanzar conclusiones. Adicionalmente los estudios socio-culturales por medio de análisis comparativos de patrones funerarios, similitudes religiosas y expresiones artísticas concluyen, al igual que las investigaciones lingüísticas, que los ancestros de los actuales afro-colombianos provinieron del África Occidental.

En general esta clase de estudios, socio-culturales, lingüísticos e históricos plantean que nuestros grupos negros poseen sus raíces bioculturales en las Costas Occidentales del África, específicamente de lo que hoy son los países de Senegal, Gambia Guinea, Ghana, Togo, Gabón, Congo y Angola. No obstante, dados los inconvenientes de veracidad de los registros históricos, así como los pocos estudios lingüísticos y socio-culturales existentes hasta el momento, los orígenes étnicos y biológicos de los actuales afro colombianos inferidos desde la evidencia “histórico- socio-cultural” deben ser vistos con precaución. Una conclusión lógica que se desprende de esta discusión tiene que ver con la clase de datos implicados y su veracidad.

Estos inconvenientes han sido resueltos con la inclusión de datos biológicos de gran potencial-en esta problemática, tanto-genéticos (marcadores en el ADN mitocondrial y en el cromosoma Y) como fenotípicos (rasgos dentales no-métricos).
Cuando uno piensa en los tipos de evidencia sobre la historia de los esclavos africanos en Colombia, usualmente vienen a la mente los registros históricos de la trata esclava del Atlántico. Sin embargo, otros tipos de evidencia son tanto o más informativos sobre la dinámica de la esclavitud en Colombia, los dientes por ejemplo.

La forma de los dientes humanos es el resultado de patrones complejos de herencia que permanecen estables de generación en generación al interior de una población dada. Así mismo, las diferencias dentales entre grupos pueden ser usadas para descifrar la forma en que dichos grupos se relacionan, como en un árbol familiar. La dentición humana proporciona evidencia crucial para determinar patrones de variabilidad biológica y adaptación evolutiva de las poblaciones humanas tanto pretéritas como actuales. Particularmente los rasgos dentales discretos han demostrado ser de gran utilidad para establecer afinidad genética y filogenética entre poblaciones y además para el esclarecimiento de sus orígenes étnicos y microevolución, dado su altísimo componente genético y de heredabilidad.

A través del estudio de la dentición de más de 170 afrocolombianos de Guapi, en la Costa Pacífica Caucana, y su comparación con 30 grupos africanos y otro afro-americano de los Estados Unidos, el autor de este artículo investigó a fondo cual fue el origen africano de los actuales pobladores de Guapi en la Costa Pacifica Colombiana.El autor registró 75 rasgos dentales no-métricos (pequeñas diferencias morfológicas en los dientes) en los habitantes de Guapi y empleó 50 rasgos para la comparación. La afinidad biológica fue investigada a través de un análisis de estadística multivariada denominado Componentes Principales.
Este análisis arrojó resultados bastante interesantes que fueron comparados con otros tipos de evidencias genéticas, históricas, lingüísticas y socio-culturales.

violencia policial eu 1
Tomado internet

La evidencia histórica, social y lingüística sugiere que ningún grupo norte africano llegó a Colombia a través de la trata esclava del Atlántico. En contraposición, la evidencia genética detectó la presencia de dos haplogrupos o linajes del DNA mitocondrial en el pool genético de los actuales afro-Sur-Americanos característicos del Norte del África, a saber, L1b y U6. El primer linaje no es un marcador exclusivamente del Norte del África, sino que es compartido por poblaciones Africano-Occidentales y Sur Africanas. Su presencia en América y Colombia puede explicarse por la llegada de esclavos africanos de las costas Occidentales, región que sabemos por los registros históricos, fue la principal fuente de esclavos de toda Sur América. Por otro lado el linaje U6 sí es un marcador exclusivamente del Norte del África y ha evolucionado en dicha región. La presencia de este linaje en Sur-América puede explicarse por medio de dos hipótesis.

La primera es que efectivamente varios embarques con esclavos provenientes del Norte del África hayan llegado a Sur América. Sin embargo no hay estudios históricos, culturales y/o lingüísticos que soporten esta perspectiva. La segunda posibilidad es que en tiempos anteriores a la trata un flujo génico transcontinental en dirección Norte – Occidente haya introducido este linaje al pool genético de los Africanos Occidentales y/o Centro-Occidentales y de ahí haya llegado a las Américas y a Colombia por medio de la trata del Atlántico. La dentición de los Afro-Colombianos soporta totalmente esta segunda hipótesis y sugiere que 1) no hubo contacto alguno y/o 2) que la poca cantidad de individuos norte-Africanos no fue suficiente para aportar variantes dentales y genéticas de importancia a la configuración del pool genético afro-colombiano en la actualidad.

*Miguel Eduardo Delgado Burbano. Antropólogo de la Universidad del Cauca. Investigador del Grupo Antropos y Antropacífico. Departamento de Antropología. Unicauca. Autor de 15 artículos con arbitraje internacional y nacional y de 15 contribuciones científicas en congresos nacionales y extranjeros.

Be the first to comment

Leave a Reply