Que se elimine ya, la promoción automática

images 34

Encuestas a docentes revelan los daños causados por el decreto 230 y rechazo masivo a la promociòn automàtica

El decreto 230 del año 2002 plantea que hay que pasar el 95% de los estudiantes de pre-escolar, Básica y Media.  Esta medida forma parte de una conjunto de decretos impuestos en la educación pública en los últimos quince años, en particular tras el Acto legislativo 01, que se expidió acatando las exigencias del Fondo Monetario Internacional, FMI. Esta reforma, la más agresiva de todas, conlleva debilitar  la enseñanza pública no sólo en su presupuesto, sino en su prestigio y su calidad. 

Son muchas [1]las medidas para acabar con el prestigio otrora de la educación pública, empezando por la campaña del gobierno y los medios de comunicación para desacreditarla de manera permanente. A la Promoción automática se suman otros elementos que degradan la calidad de la enseñanza: toda clase de desestímulo a docentes hasta llevar a un buen número al borde de la locura o a la renuncia, las Competencias Básicas, los proyectos transversales, la política de la interdisciplinariedad que, aplicada en las condiciones actuales contribuye a desmejorar la profundización del conocimiento, añádase a esto de las   

tesis pos modernas, que la ciencia vale tanto como el mito, que para qué se enseña tanto, que no hay que atiborrar al estudiante, que la geografía debe ser la del contexto, entonces hay que enfatizar en el “estudio “del barrio, olvidando a la Nación y el planeta. La historia de la humanidad y de la Nación, con esto, cambiadas por la “historia” del abuelo y del líder comunitario. La matemática de solución de problemas, que el niño aprenda a sumar y restar para ir a la tienda. Se está negando el conocimiento de la ciencia y el arte que ha construido la humanidad a lo largo de cientos de miles de años. Los niños de escuelas y colegios públicos, deben según el Banco Mundial resignarse con la ignorancia.

Para justificar la aplicación del 230 el gobierno a través del Ministerio y las Secretarías de educación y otros han dicho que estas reformas y la Promoción Automática sirven para evitar la deserción, para acabar con la repitencia y la mortalidad académica, que según ellos ”afecta la auto estima del niño”,(2) aseguran que se necesita para mejorar la calidad, que para construir una escuela mejor, que hay que tener en cuenta los desarrollos desiguales, entre otros argumentos.

Una conducta recurrente de los tecnócratas en tiempos de la globalización es el descrédito de las instituciones que desean transformar en su beneficio. La escuela no escapa a estos designios. Pero si miramos los cambios que se han dado en los últimos años, podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que lo que había era lo mejor, pero esto que hay hoy llamado escuela es una pena para cualquier país del mundo, es una burla al conocimiento y al país, pese a toda la palabrería sobre la “calidad”de la educación.

Dentro de todas, la única razón cierta que explica el 230 es la de ahorrar plata, recursos que el gobierno destina al pago de la creciente deuda externa. La Promoción automática niega en la práctica la necesidad de la evaluación. En defensa de la norma, el Ministerio de Educación ha llegado hasta el extremo de llamar métodos discriminatorios a evaluar el rendimiento, los avances, los progresos del niño en su desarrollo y en su adquisición de conocimiento, lo cual es absurdo. ¿Por qué si se evalúa a través de exámenes para ingresar al trabajo o para entrar a una universidad, ¿por qué no se evalúa la formación y sus progresos en la escuela?

Por naturaleza el ser humano lo está evaluando todo: el salario, el trabajo, la calidad de los productos que hace la industria o la agricultura, evalúa las etapas de la vida y su vida de manera permanente para rectificar sus errores, evalúa los comportamientos en una determinada sociedad y señala lo que considera que está mal o bien. Y para evaluar al hombre se ha inventado toda clase de instrumentos de medida, de peso, de longitud, de precisión, de tiempo, etc. para lo que la matemática, la física y otras ciencias han prestado un servicio bien importante.

La Escuela como institución, todos sus niveles, es el sitio que trabaja en la formación de los individuos de una sociedad, los prepara para ella, para su desarrollo desde la transmisión de conocimiento  incluyendo otros elementos de la formación como: físicos, éticos, comportamentales, habilidades, destrezas, actitudes etc.

La evaluación en la enseñanza no se puede acabar al pretender pasar el 100% de los estudiantes sin tener en cuenta su esfuerzo, su asistencia, su disciplina y su actitud frente al estudio, porque la evaluación debe tener continuidad, se debe evaluar integralmente de manera cuantitativa, por que es la manera más exacta de medir actitudes, capacidades, rendimiento, inteligencia, etc, La evaluación en la escuela, como sucede en el resto de la sociedad debe tener referencia matemática porque ésta permite una mayor precisión y exactitud que la impuesta hoy, más cerca de la subjetividad dañina para el niño.
En estos últimos años en los que se ha implementado esta reforma, la evaluación que se realiza es tan solo un instrumento para imponerla. La evaluación de competencias básicas, sólo sirve de indicativo para aplicar correctivos a la política. Otro tanto sucede con el examen del Icfes que ya no mide conocimientos sino unas simples habilidades. Las Ecaes cumplen la misma función en la reforma universitaria.

La evaluación impuesta por el 230 es la parte de las modificaciones para promover la ignorancia y combatir el conocimiento. Este sistema es una muestra fehaciente de que la “autonomía escolar” no existe, es apenas una burla grotesca. Y es también la negación completa de la Libertad de cátedra. Se pretende controlar hasta el pensamiento del maestro y todos sus movimientos. Con razón dicen algunos docentes que las escuelas se han convertido en verdaderas cárceles.

Se defiende esta política con el pretexto de que facilita los avances desiguales o educación personalizada. Tal sistema se puede practicar con salones de 17 niños, tal como sucede en los países desarrollados, pero en las condiciones de hacinamiento existentes en Colombia ¿que personalizada puede ser con 50 ó 55 estudiantes por salón? ¡!imposible!!.

La Secretaria de Educación ha dicho que seria bueno que en la evaluación participen los padres de familia. Con el perdón de los padres de familia, pero sí hay que decir: zapatero a su zapato. Una de las funciones para las que el docente se ha profesionalizado, en algunos casos haciendo estudios de doctorado, es la de evaluar el proceso educativo. Si se acepta que cualquier persona evalúe, ¿en qué queda el papel del maestro?

Uno de los argumentos esgrimido por el gobierno para defender la promoción automática es el que es necesaria para reducir la deserción de estudiantes. Desde que existe la escuela, siempre ha habido deserción. Y curiosamente, después de expedido el 230, la Controlaría de la República denunció que en 2004 758.956 estudiantes se retiraron del sistema educativo, una cifra escandalosa. En Caquetá deserta el 47% de la población escolar; en Neiva en el 2005 desertaron 5.000 estudiantes (3).La Secretaría de educación de Bogotá, preocupada por los elevados índices de deserción en los años 2005 y 2006, exigió a los docente y administrativos que debían buscar a los retirados y expulsados de los colegios para promoverlos.

Aunque no se conocen estudios serios deserción, los cierto que todos sabemos que hay varios factores que la causa: el aumento de los índices de desempleo, que en Colombia llega a más de 22% , sin contar la informalidad que es una forma de desempleo; el desplazamiento forzado (se decía que por estos días que más o menos 4 millones de colombianos se han desplazo en los últimos años); un tercer factor, importante a mi juicio, es la desmotivación del estudiante por el estudio, al ver a su alrededor tanto profesional desempleado o manejando taxi.

Esta generación de jóvenes lleva por lo menos 15 años de ofensiva ideológica por parte de los medios de comunicación, que han atacado de muchas formas la educación y a sus representantes, como es el caso de los maestros, acusados de toda clase de infamias. Según el gobierno y los medios, el maestro es el responsable de la mala educación, como si este gremio legislado alguna vez sobre esta materia o trazar a las políticas educativas del país. El descrédito dela educación pública ante el pueblo es muy alto. Antes la gente se peleaba el cupo en los colegios públicos; hoy, debido a estas reformas hechas por el gobierno, la gente estudia allí porque no tiene más posibilidades. ¿Quien va a querer estudiar en colegios con 50 estudiantes por salón?, la gran mayoría sin laboratorios, muchos sin profesores de artes y educación física, colegios que en su gran mayoría han eliminado el recreo porque el asinamiento no lo permite. Ésta sí es una manera de negar la naturaleza del niño. Hay colegios con docentes que no son profesores, nombrados por politiquería, fuera de concurso; profesores de química que dictan religión o matemáticas, colegios que pasan estudiantes con todas la materias perdidas ¿cómo pueden ser buenos estos colegios?.

Bajo la influencia de la televisión gringa nuestros jóvenes tienen como anti-héroes que dicen “que mamera estudiar, que mamera leer” “lideres” que están pendientes de la última moda o que van al colegios a conseguir nenas. Allí, los que estudian son tildados de “nerds” se presentan como tontos y sobre ellos cae toda clase de burlas. Bajo tales condiciones ¿Cómo puede esperarse que no haya deserción y des-estimulo por el estudio?.

Estos problemas no se resuelven con subsidios o dando desayunos o almuerzos o maletas, solo son pañitos de agua, o gastándose millonadas de la educación tumbando y haciendo de nuevo los colegios, pero dejando la raíz de los problemas sin tocar ¡Bonitos los colegios pero pésima la educación!

Después de cuatro años de aplicación del decreto 230 o promoción automática, su rechazo es muy grande. El profesor Ricardo Carrillo, coordinador del colegio Villas del Progreso de Bosa, en su tesis sobre la problemática de evaluación, presenta datos muy importantes: dice que para estudiantes y profesores “la promoción automática afecta la educación negativamente, promueve la mediocridad y es un des-estimulo a la profesión del maestro”(4). Su estudio ha sido valioso para este trabajo. El sistema de evaluación por logros ha subjetivizado en buena manera la educación y ha llevado a la idea de que “yo le debo unos logros profe” en vez de decir, debo estudiar y mi interés es más por aprender, “por otro lado al pasar por decreto a estudiantes del grado once que deben logros de todos los años anteriores. Resulta, la pregunta ¿qué tanto saben estos muchachos?”.

Cuando se hace una evaluación preparada y explicada por el maestro no falta quien dice “¿Cuándo es la recuperación profe?” es decir, al estudiante se le esta permitiendo un grado de muy grande de irresponsabilidad frente a su obligación. Las fechas de recuperación han sido eliminadas, ahora cada maestro debe “recuperar” en sus clases. ese cuento de la evaluación permanente no es sino para promover el facilismo, la vagancia, la irresponsabilidad en el alumno. Si se asigna una fecha para evaluación debe ser respetada y acata por todos los estudiantes y el que no cumpla que asuma sus errores.

 

Así el maestro está obligado hacer las evaluaciones caprichosamente cuando los estudiantes quieran y a muchos hay que rogarles. Este sistema promueve la holgazanería a permitir que hayan alumnos que durante todo el año no hacen nada, a no ser molestar en la clase y luego, al final del año, cuando el maestro esta bien cansado, le pone cualquier trabajo para que pase y pasa como los demás muchachos que fueron al colegio todos los días y cumplieron con sus trabajos y presentaron las evaluaciones.

¿Promover estos comportamientos es sano para estos muchachos? Por su puesto  que no. En la educación de niños y jóvenes es necesario una mínima disciplina, de lo contrario se cae en lo que hoy estamos. La situación no puede ser peor. Se esta haciendo un daño muy grande en nuestros jóvenes, a la educación y a nuestro país. Así lo confirma la encuesta hecha a docentes por el equipo de Leonardo Da Vinci. 

Las directivas de algunos colegios por ordenes superiores hacen toda clase de maquinaciones para pasar los limites de 95%, se obliga a pasar estudiantes que no han trabajado en todo el año o no han asistido a clase, que han perdido, como lo afirma los maestros en la encuesta hasta 13 asignaturas, y es una obligación para los educadores pasarlos con todas las  materias perdidas. 

A qué grado han llegado las cosas que cuando en un curso pierden una evolución 8 ó más estudiantes, la falla no está en el sistema que ha propiciado la negligencia frente al estudio, sino que es el maestro el que está equivocado, por lo cual hay inmunerable cantidad de profesores entutelados y desde el gobierno se patrocina toda clase de medidas contra el maestro. Hasta que las cosas se salen de madre: educadores amenazados a la salida de los colegios; algunos han sido apuñalados, e incluso se ha llegado al asesinato de rectores. Por ellos algunos profesores razonan así: “para qué me busco problemas, lo que hay es pasar a todos los estudiantes, así no sepan nada”

Afortunadamente no todos los muchachos han sido afectados por esta situación, las presiones familiares y algunos profesores y tal vez su convencimiento de la importancia del estudio para la vida, los ha hecho creer que este decreto no es bueno y que ellos si quieren aprender; incluso muchos han dicho que se debe acabar este sistema de evaluación.

Por doquier nos tropezamos con el facilismo en las políticas educativas. Bajo el amparo de la ley 115 del 94 se crearon toda clase de <<establecimientos de garaje>> que ofrecen bachillerato en un año, o los sábados, en un año y con media beca, bachillerato flexible dos grados en un año, promoción acelerada, programa Escuela Nueva que ofrece primaria en uno o dos años. Los colegios públicos nocturnos no han resistido tanta ofensiva de esta clase de negocios que están en cada cuadra, en cada esquina.

 

Es hora de cambiar esta situación.Ya se ha hecho demasiado daño y hay que rectificar los errores. Sebe tener en cuenta la vos de los maestros que afirman que la promoción automática es responsable mas de un 80 % de la degradación de la educación publica y que afirman que este decreto ha llevado a los estudiantes a despreciar el estudio y el colegio, que no se ha promovido el amor por el esfuerzo, como siempre lo ha hecho el ser humano, con esfuerzo ha conquistado la luna, ha ido Marte, ha promovido la ciencia y la tecnología de una manera impresionante cuyo resultados se ven en todos los campos. Afirman los maestros en la encuesta que esta medida a propiciado la indisciplina y falta de respeto a maestros y compañeros, platean también que la evaluación no tiene nada que ver con la deserción. Los profesores encuestados están en contra de que la Promoción llegue al 100% como de hecho se ha dado en muchos colegios. Esta forma de evaluar no ha mejorado la calidad de la educación por el contrario le ha quitado la posibilidad aun numero de importante de muchachos de prepararse bien para entrar a la universidad. En sus respuestas expresan que este sistema debe eliminarse inmediatamente, porque es dañino para el estudiante, la educación y el país (5).

De hecho se ha cambiado la escuela pero ha sido un cambio regresivo, perjudicial con una educación que se le quiere brindar a las mayorías: la ignorancia, para facilitar el engaño y poder mantener el actual sistema de cosas. Tanto amor le tiene el gobierno a los niños humildes que con estas políticas les allana el camino para la prostitución y la delincuencia. Hay otros sectores diferentes al gremio de maestros opuestos a la promoción automática. Ojala se genere un gran movimiento nacional y popular que eche abajo dicha política. No se nos olvide que los “senadores del magisterio” cuando se hacen elegir representan al gremio y cuando ya están elegidos van y aprueban las leyes que ordena el Banco Mundial y sus aliados en Colombia. Quizás esté equivocada y todo ese movimiento que se desarrolla por estos días no vaya a hacer otra campaña electoral como ha pasado, en otras ocasiones.

¿Qué podemos hacer?  me preguntan mis amigos en escuelas y colegios. Podemos hacer muchas cosas: que los delegados de docentes al Consejo Directivo de los colegios vayan a pelear, que se creen los consejos estudiantiles y se proponga como bandera de lucha echar abajo esta ley y el hacinamiento; se puede hacer un trabajo con estudiantes en las clases y con padres de familia concientizándolos del perjuicio de esta medida, a través de foros, videos y más creatividad de los docentes. No se nos olvide que la lucha de masas es la que ha permitido a lo largo de la historia la conquista de los derechos de los trabajadores y los pueblos.

Ojalá que este humilde trabajo sirva para argumentar mucho más y contribuya a la derrota definitiva de toda esta política regresiva.

(1) Promoción automática para el nivel de educación básica primaria. Victor Julio Hernández.

 

(2)Ibid

(3) Contraloría Nacional 2005

(4) Tesis del profesor Ricardo Carrillo

(5) Encuestas hechas por el equipo del Leonardo da Vinci a más de 100 profesores de apróximadamente en 50 colegios de Bogotá y presentadas en este documento.

 

 

¡Comparte este contenido!

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*