Colombia: vergüenza universal. Está claro que no hay voluntad política seria de parte del Gobierno para preservar bosques y selvas.

Por: Andrés Hurtado García
Tomado de:  El Tiempo. 20 de mayo 2019  

Imagen tomada de: science.sciencemag.org

Una junta médica de especialistas objetivos y desapasionados que examinara a Colombia concluiría que el país está sumergido en una grave crisis mental que lo lleva a tomar decisiones desesperadas y a la loca. Deberíamos detenernos, respirar hondo y pensar seriamente en lo que estamos haciendo.

En su infinita inconsciencia, el Presidente de la República y el PND decidieron que podemos tranquilamente talar 219.973 hectáreas por año, o sea que podemos destruir poco a poco el país, hacha y aserradora en mano, pero ni una hectárea más ni una hectárea menos. Este permiso universal de destrucción fue dado en marzo y por ello yo escribí aquí mi columna con el título de ‘Roben y talen, pero poquito’. Esto fue en marzo. Pero, ahora, el Gobierno, pensando “mejor” las cosas, decidió que se había quedado corto, que la orden-permiso de destrucción anual debe ser ajustada a 230.000 hectáreas. Estamos locos, rematadamente locos.

Uno esperaría del Gobierno una política de cero destrucción, pero no, contentémonos con destruir solo 230.000 hectáreas de bosques y selvas por año; o sea, destruyamos poco a poco el país, pero destruyámoslo. Felicitemos, pues, al presidente Duque y a su partido, el Centro Democrático, porque lograron propinarle la estocada definitiva a Colombia. 

Y para ignominia ‘cósmica’ , la revista científica Science, la más seria y reputada del mundo, decidió lanzarnos a la vergüenza universal publicando: ‘Colombia’s inadequate environmental goals’. Allí se habla del fracaso de las campañas contra la deforestación y de cómo les hemos fallado a los países que nos han apoyado en ese sentido, como Noruega, Alemania y el Reino Unido, que incluso nos ayudaron con manotadas de dólares… perdidos. Esta revista llega a las comunidades científicas, academias y universidades de todo el mundo.

“En su infinita inconsciencia, el Presidente de la República y el PND decidieron que podemos tranquilamente talar 219.973 hectáreas por año, o sea que podemos destruir poco a poco el país”

Por otro lado, me cuentan que detuvieron a nueve personas y les decomisaron las maquinarias con las que arrasaban el bosque en la zona de la Macarena y a los pocos días los soltaron. Me cuentan que hubo en Medellín un foro sobre combustibles al que el presidente Duque no pudo asistir, pero envió un mensaje con un apoyo total a los sembradores de palma. Los palmeros son los que están arrasando los Llanos Orientales y el Guaviare. Casi todos los noticieros y la prensa escrita han denunciado al gobernador del Guaviare y a dos de sus amigos como los grandes depredadores de la selva. Y allí siguen tan campantes. El Gobierno sabe quiénes son los destructores de los bosques. Está claro que no hay voluntad política seria de parte del Gobierno para preservar bosques y selvas. Solo hay cháchara, mentiras y bla bla bla. Se debe crear un grupo de abogados especializados en perseguir a los depredadores de los bosques.

¡Comparte este contenido!

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*