Una palabra es noticia: la #ComaAsesina

Tomado de The New York Times. Agosto de 2019

Por: Paulina Chavira

Las palabras son la principal herramienta de comunicación de cualquier periodista. En The New York Times en Español nos tomamos muy en serio nuestra lengua y cómo la usamos: entendemos que el español es un idioma con muchas variantes, pero que entre los más de 500 millones de hispanohablantes en el mundo compartimos mucho más que lo que nos diferencia.

En este espacio les contamos sobre algunas decisiones de estilo que tomamos para escribir nuestros artículos; también ofrecemos actualizaciones de las reglas ortográficas del español.

Este artículo se irá actualizando con frecuencia, a medida que incorporemos nuevos debates o decisiones de estilo. ¿Quieres que revisemos un caso en particular? Puedes sugerir una palabra, una expresión o una duda para que la exploremos en comentarios@nytimes.com.

La coma, esa extraña pausa

1 de agosto de 2019

Me gustaría saber si a nuestros lectores, como a mí, les enseñaron que “la coma es una pausa”. ¡Cuánto daño nos hicieron! Es una explicación tan pegajosa, tan sencilla y fácil de recordar, que nos ha impedido cuestionarnos si esa es la función real de este signo de puntuación tan simpático y tan usado.

Si revisamos las ortografías, la que sea, no solamente la Ortografía de la lengua española, nos daremos cuenta de que la verdadera función de la coma es la de jerarquizar la información dentro de un enunciado. Claro, si nos topamos con una coma al leer cualquier frase, haremos una pausa. Pero la norma, según la ortografía, es dejar de pensar que debemos escribir una coma porque necesitamos hacer una pausa en un texto: si escribo una coma es porque estoy organizando mi información.

Hay muchos usos incorrectos de la coma, pero hoy hablaremos de uno de los más comunes: la que en redes sociales se conoce como COMA ASESINA.

Al momento de leer el título “Las peleas de poder en Puerto Rico profundizan la crisis”, seguramente hiciste una pausa entre “Puerto Rico” y “profundizan”, pero escribir una coma ahí separaría dos unidades del enunciado que no deben ser separadas: sujeto (peleas) y acción (profundizan). Claro, el sujeto puede tener o no determinantes (las, de poder, en Puerto Rico) y eso a veces causa confusión entre la forma en que leemos y escribimos, pero es importante saber que a menos que haya una explicación, anotación o comentario sobre el sujeto, jamás debemos interponer una coma entre el sujeto y la acción. Por ejemplo, si describiéramos las peleas de poder de este modo: “Las peleas de poder, cada vez más descaradas, profundizan la crisis en Puerto Rico”, las comas que separan “peleas” y “profundizan” se justifican porque “cada vez más descaradas” es una anotación del sujeto. Pero esta es una excepción a la regla.

Espero que esta información te sea útil y pueda contribuir a la desaparición de la (maldita) #ComaAsesina. Recuerda que, a veces, nuestras maestras de primaria también se equivocaban, por mucho que las quisiéramos.

La
coma
no
es
una
pausa.

¡Comparte este contenido!

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*