Parece que vale más la plata que la vida

  Por: Concha Benavides

Son muchos los estudios, provenientes de todo el hemisferio sobre los daños causados por el glifosato, herbicida que, produce la empresa Monsanto, hoy propiedad de la alemana Bayer.

El periódico canadiense Global Research afirma: “Glifosato,! peor de lo que podríamos imaginar! Está en todas partes” y añade han sido encontrados residuos de glifosato en agua de grifos, jugos de naranja, orina de niños, leche materna, papas fritas, aperitivos, vino, cereales, huevos, productos de trigo, harina de avena y muchos más alimentos convencionales probados”.  Para esta publicación, “los nuevos estudios apuntan a llegar a un enlace entre el ampliamente utilizado herbicida glifosato y varias formas de cáncer” (1).

La agencia Internacional para la investigación de cáncer (IARC), por su sigla en inglés, dependiente de la OMS ha incorporado el glifosato a la lista de sustancias probablemente carcinógenas para humanos (grupo de sustancias 2 A). Las pruebas para dicha conclusión son de estudios de exposición, sobre todo agrícola en Estados Unidos, Canadá y Suecia, publicados desde 2001. Luego de un año de trabajo, los 17 expertos de once países analizaron más de 403 estudios de revistas científicas arbitradas. Su documento final señala: “hay pruebas convincentes de que el glifosato puede causar cáncer en animales de laboratorio y hay pruebas limitadas cancerígenas en humanos (Linfoma non Hodgkin). En otras palabras, de los cinco niveles de asociación de sustancias con la provocación de cáncer, el glifosato se ubica en segundo lugar en peligrosidad” (2).

Fabián Tomasi trabajó por años, llenando  aviones fumigadores. Sufre polineuropatía tóxica severa que lo mantiene encerrado. Foto: Pablo E. Piovano.

Por otro lado, el Instituto italiano Ramazzini afirma: “el glifosato tiene potencial para inducir mutación de parámetros biológicos asociados al desarrollo sexual, los genes y la flora bacteriana intestinal. Sin una prueba incontrovertible de sus efectos, se debe proteger el derecho a la salud” (3) Además, La Universidad nacional de la Plata, Argentina, en su Congreso nacional de médicos “encontró glifosato en el 85% de los productos comprados en farmacias y supermercados”. Advierte que este herbicida está en todos lados y es un potencial cancerígeno, añade esta institución que sus residuos están presentes en varias concentraciones en la lluvia, algodón, peces, lagunas, diferentes alimentos, en todo nuestro sistema ambiental.

Agrega esta institución superior que “el glifosato es una pequeña molécula que no discrimina, mata lo verde, algunas especies con los años de uso se vuelven resistentes por lo que hay que aumentar las dosis del herbicida. Argentina es el país de mayor consumo, pasó de 3 a 15 litros / hectárea. En el caso del algodón se aplican hasta 40 litros/ ha. Este país consumió 1.000 millones de litros, en los últimos 10 años y Estados Unidos desde 1974 ha utilizado 1.600 millones de litros”. (4).

Monsanto produce desde 1.994 la vacuna bovina para incrementar la producción lechera, también está comprobado que produce cáncer y ha sido prohibida en Canadá, Australia, Nueva Zelanda y otros países. Además, produce las semillas de soya (soybeans), las de algodón, llamado algodón de la muerte en la India. Productos como la alfalfa, la remolacha, el maíz y las variedades de marihuana crearon resistencia a los insectos, por sobre uso del herbicida. En Alabama, la multinacional produjo 308.000 toneladas de policlorobifenilos (5). Dicha corporación vertía los desechos de la fábrica en un canal que atravesaba la ciudad, ésta sabía del daño y lo ocultó al mundo. En 1977 se prohibió su producción y en 2002 es condenada a pagar más de 700 millones de dólares a los pobladores.

La somatotropina bovina, hormona de crecimiento  modificada por Monsanto, para aumentar producción de vacas lecheras.*.

Esta multinacional se ha extendido por todo el mundo, con la vieja estrategia de imponer condiciones desiguales y llevar a la quiebra a sus competidores. Invierte sumas considerables en campañas para no etiquetar sus productos, que expliquen los posibles daños, de acuerdo a las investigaciones. Dicha empresa, junto con gobiernos aliados, a través de Tratados comerciales internacionales, crean un sistema para presionar al agricultor a comprar el paquete completo de sus productos, por lo que cada día reciben más oposición por daños a humanos y medio ambiente.

Llama la atención que para 2003 con el Plan Colombia se roció glifosato en la frontera de Colombia con Ecuador y ante los malestares de la población, el gobierno ecuatoriano ordenó una investigación de parte de los Laboratorios de genética molecular y citogenética de las Universidades Católica y Central de Ecuador. Dicho estudio mostró que “al usar Round up ultra, según recomendación en Estados Unidos, su aplicación no debe exceder un litro por acre (6) y la aspersión en la frontera fue de una tasa de 4.5 veces lo formulado”. Sus conclusiones coinciden con las del resto de investigaciones internacionales:” extremadamente tóxico, daña, pastos, y cultivos, envenenamiento en humanos, problemas dermatológicos, reacciones alérgicas, vómito, neumonía, pérdida de conciencia, destrucción de glóbulos rojos, daño renal y daños al ADN, produciendo malformaciones”. (7)

Aunque, sus ejecutivos en el “lobby” han pretendido ignorar o desacreditar la evidencia de daños en humanos, manipulando la opinión pública, han recibido tres grandes sanciones por diferentes Cortes de los Estados Unidos por el uso del Round Up con glifosato, Cortes que han estudiado evidencias suficientes acerca de la generación del cáncer Linfoma non Hodgkin, primero en dos jardineros y luego dos ancianos quienes interpusieron demandas, con fallo a su favor y por las que Monsanto ha tenido que pagar gruesas indemnizaciones. Se conoce que siguen en la lista más de 18.000 demandas, por la misma razón: efectos de glifosato.

En los años 60 Monsanto fabricó el Agente naranja, arma química en la guerra de Vietnam. Como resultado alrededor de 400.000 personas murieron o quedaron mutiladas, 500.000 niños nacieron con defectos congénitos y un millón quedaron discapacitadas*

Mientras pasa esto en los Estado Unidos, en Francia, “La Corte de tercera instancia de Lyon, declaró responsable a esta empresa, por la intoxicación de un hombre que sufrió severos daños neuronales. La Corte de Lyon reprocha a Monsanto no haber advertido en su etiqueta los peligros de la sustancia, este fallo se declara como un triunfo para las víctimas de los pesticidas” (8). Lo mismo pasó en 2018 en EEUU, un Jurado encontró que dichos ejecutivos obraron con “malicia y opresión” basados en el descubrimiento de un correo interno, supieron que sus productos con glifosato, podrían causar cáncer y suprimieron esta información al público.

Ya en 2007 esta multinacional había sido condenada a pagar, junto con su filial francesa 15.000 euros cada una, por presentar el herbicida como “biodegradable”. El Round up, un glifosato de amplio espectro fue considerado en 1991 por las autoridades europeas como” peligroso para el medio ambiente” principalmente para el agua.

Aunque la Unión Europea extendió en 2017, por cinco años más el uso de este herbicida, recientemente el Tribunal de justicia de la misma entidad, dictaminó que la Agencia de seguridad alimentaria tiene la obligación de divulgar los estudios sobre toxicidad del glifosato, anulando la pretensión de la Agencia de ocultar los estudios, alegando ésta, afectación para las empresas, por lo que el Alto Tribunal ordenó que este tema es de “interés público”

En el caso del cono sur, dicha corporación posee 47 millones de hectáreas de soya modificada, la aplicación de glifosato ha crecido, de 1990 a 2012 pasó de usarse 1.95 a 9 litros por hectárea, respectivamente. Solo Chile, donde Monsanto ha construido la productora más grande de semillas de América latina, la compra de pesticidas se ha multiplicado en un 500%, productos altamente tóxicos, prohibidos en Europa como el paraquat y la atrazina (9). El cáncer es la segunda causa más común de muerte en Chile, según el Ministerio de Salud, cada año hay 45.00 nuevos casos.

El ex ministro de salud de Colombia, Alejandro Gaviria manifiesta que los estudios en Brasil muestran que las personas expuestas a dicha sustancia, se ven afectadas, en su salud. Dichas investigaciones analizan la salud infantil en relación a los cultivos de soya, mostrando como el uso del herbicida pasó de 40.000 a 140.000 toneladas entre los años 2000 a 2010, siendo el glifosato en mención, el más utilizado. Al contaminar las fuentes de agua incrementa la muerte infantil, su aplicación está asociada con más de 500 muertes adicionales de niños, como consecuencia de mayores nacimientos pre- término y de niños con menor peso al nacer. Añade el exministro que, en Brasil, la soya acapara alrededor del 60% del área cultivable, produciendo en 2013 ganancias por más de 34.000 millones de dólares.

Llama la atención el caso argentino, el periódico El Diario afirma: ¿Cuánto crecimiento del Pib justifica el cáncer’?, y añade que las poblaciones cercanas a los cultivos de soya, que aplican este herbicida tienen una tasa de tumores mayor que la media, según investigaciones de la Universidad de Rosario. Por su parte la Corte Suprema Argentina encuentra que hay 100 veces más presencia de glifosato en sangre 9.20 cuando lo tolerado es de 0.01. En la zona soyera encontró 53 casos de cáncer en sólo dos cuadras. “No hay manera de esparcir bien 300 millones de litros de veneno”. Los estudios de la Universidad de Rosario dan la razón: ni siquiera es necesario tener un contacto directo con el material. Las partículas quedan en suspensión tras ser rociadas desde el avión y el aire las transporta” (10)

 En 2014, en Argentina se prohibió la fumigación semi- urbana y urbana. Allí algunos afirman que, parece que vale más la plata que la vida. En el país del tango, la soya es el principal ingreso del Estado.

 Cambia la situación de Monsanto, crece la resistencia

Las investigaciones de instituciones internacionales y de prestigiosas universidades, las declaraciones de la OMS, los fallos de las Cortes de Estados Unidos y Francia han sido el florero de Llorente que ha disparado las protestas en todo el mundo contra dicha agro-química. AFP y EFE anunciaban el 18 de mayo “Protesta mundial contra Monsanto”, desde EEUU, Australia, Portugal, Francia, Bélgica, Rumania, Sudáfrica, la India, Alemania, pasando por Brasil y México.  Las gentes salieron a las calles con carteles como: Monsanto, crimen contra la humanidad. Para organizar la protesta nació el Movimiento mundial Millones contra Monsanto, que ha declarado el 23 de mayo día internacional contra esta multinacional. Desde que Bayer compró la empresa ha perdido el 45% de su capitalización bursátil, por lo que tuvo que eliminar 12.000 empleos. Las luchas de pueblos enteros han logrado que en 12 ciudades argentinas se haya prohibido su uso. Varias ciudades europeas lo han prohibido en parques y zonas públicas. El Partido Verde europeo hace campaña pidiendo la prohibición de este veneno, como lo llaman algunos. En estos días el Congreso austríaco decidió prohibir su uso en toda la geografía.

En India, se aplicó una moratoria al cultivo de berenjena Bt, una versión transgénica de esta planta, clave en dicho país y Mahyco- Monsanto fue formalmente acusada de biopiratería por las autoridades de Biodiversidad nacional. Tras una década de oposición popular, en India está tomando forma un movimiento que rechaza el enfoque colonial de esta Corporación con el lema: ¡Monsanto, fuera de India! que pretende expulsar a esa empresa del país. De esta manera la industria del algodón quedaría liberada del sometimiento actual y frenaría la ola de suicidios de campesinos, endeudados por los costos crecientes de semillas e insumos asociados. Allí, no hace mucho, fue quemado por campesinos, un gigantesco cultivo de algodón modificado.

Como si fuera poco, el grupo químico alemán ha tenido que pedir disculpas al salir a la luz un caso de espionaje masivo en siete países incluida Francia, con listas de periodistas, científicos y políticos, listas que indicaban la postura de estas personas ante los organismos genéticamente modificados y el glifosato. Por esto la Fiscalía de Paris le abrió investigación. Según la empresa la lista de nombres era para hacer una re- educación a las voces críticas. El periodista de la DW. Honrik Böhne dijo que” al comprar Monsanto, Bayer compró 100 años de corrupción y fraude científico” (11)

Monsanto ha sido y sigue siendo objeto de fuertes críticas y multitudinarias protestas en todo el mundo*                                 

Desafiando al monstruo tecnológico aparecen por doquier organizaciones de productores y consumidores orgánicos, pidiendo Soberanía alimentaria y gritando ¡Paren a Monsanto! Hay ambientalistas en todas partes explicándole a la gente la situación. Incluso se han creado organizaciones científicas comprometidas con esta causa. El año pasado en la ciudad de Vermont, Estados Unidos aprobó la primer Ley sobre etiquetado obligatorio en alimentos modificados.

La agricultura surgió hace más de 10.000 años sin agroquímicos, la comida entonces era saludable. Sólo hace unos pocos años aparecieron estas sustancias, por doquier se multiplicaron las enfermedades en humanos y la contaminación de ríos, bosques y alimentos. Ya no se sabe qué se puede comer. Comemos y respiramos demasiadas toxinas. Los pueblos deben recordar cómo funcionaba la agricultura antes y resolver la contradicción ¿qué es más importante el dinero, al producir rápido y en grandes cantidades o la salud de los humanos y del planeta?

Esperamos que este documento sea conocido por el pueblo colombiano y contribuya al esclarecimiento para que rechace de manera enérgica su aplicación en todas sus formas.

                             Notas:

  1. Global Research, F. William Engdahl “Glifosato, ¡peor de lo que podríamos imaginar! Está en todas partes” 04.19
  2. Agencia para investigación sobre cáncer– OMS- Monograph on glyphosate– 15.10.2015
  3. El Espectador, “El estudio que raja al glifosato en la Corte” Juan d. Laverde. Cita del Instituto italiano Ramazzini 18.05.19
  4. Radio Universidad Nacional de la Plata-Argentina. “Científicos de la UNLP advierten que el glifosato está en todos lados” Damian Marino. Fac. Ciencias exactas. 04.06.18
  5. Policlorobifenilos PCB. Compuestos sintéticos, volátiles y altamente tóxicos, utilizados como refrigerantes y lubricantes. España. 2017
  6. Metric Conversiones. Un acre equivale a 0.4 y 05 hectárea y a 4046, 82 mts2
  7. Impactos en Ecuador de las fumigaciones a cultivos ilícitos”. Colectivo de abogados José Alvear Restrepo. 15.06.2005
  8. El Universal de Cartagena. Justicia francesa condena a Monsanto por “publicidad engañosa” de herbicida.15.10.09
  9. 28.05.19 Bayer construye en Chile la mayor fábrica de semillas de América latina” DW. 28.05.19.
  10. es “Los efectos del herbicida glifosato en Argentina: ¿Cuánto crecimiento del Pib justifica el cáncer?”  06.03.17
  11. W. Bayer Monsanto: ¿Cuánto aguantará la empresa? 14.05.19 Honrik Böhne.
  • Fotos tomadas de “Los monstruos de Monsanto, más de un siglo envenenando al planeta” GMt.26.05.15

                Espere segunda parte: Colombia

 

 

¡Comparte este contenido!

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*