sagan

De cómo se le abre campo a la pseudo ciencia y al misticismo entre la intelectualidad

23 Septiembre, 2006 Periodico Leonardo Da Vinci 0

Equiparar la ciencia y la religión o la ciencia y el misticismo es sencillamente tratar de confundir las cosas, es querer que en materia de concepción del mundo la humanidad regrese a las épocas más primitivas Desde hace décadas se ha venido librando una batalla entre los defensores y los enemigos del pensamiento científico; los enemigos de la herencia de la Revolución Francesa y del Iluminismo en el terreno de la filosofía y quienes propenden al desarrollo de la ciencia y a la difusión de su método. De un lado, están: Carl Sagan, Steven Weinberg, Weinbell, Alan Sokal, Jean Bricmont, y en Colombia, Emilio Yunis, entre otros. Y, de otro lado están escuelas como el pensamiento complejo y las tendencias políticas que encabeza, por ejemplo, George Bush, quien ha promovido en las escuelas norteamericanas el que se desplace la enseñanza de la teoría de la evolución y se reemplace por la teoría del Diseño Inteligente, que no es más que volver al creacionismo. Quieren suplantar la ciencia por la fe; por eso vivimos en el mundo una gran difusión de toda clase de brujería de seudociencia: la quiromancia, la astrología; se quiere desplazar a la astronomía por la astrología.

No Picture

Edgar Morin y el «pensamiento complejo» constituyen un ataque a la ciencia y al racionalismo. Promueven el oscurantismo en la educación

1 Septiembre, 2003 Periodico Leonardo Da Vinci 0

El «pensamiento complejo» constituye un ataque a la ciencia y al racionalismo Las ideas promovidas por la UNESCO y el Ministerio de Educación NacionalEl pensamiento complejo, es un pensamiento acomplejado, que para superar la simplificación, los errores o las incertidumbres de la ciencia, le reclama que se prosterne ante lo irracional y oscuro, ante el mistreio Está en boga hablar de la importancia decisiva de la educación para el siglo que apenas comienza. Por doquier se plantean reformas que supuestamente le imprimirán a la enseñanza las características apropiadas para que la sociedad del futuro sea más próspera y equitativa. Se habla de que hemos entrado en la era del conocimiento, en la que ni el capital ni el trabajo son lo primero, sino la sapiencia. Extrañamente, esas prédicas se combinan con un ataque sistemático al pensamiento científico y al racionalismo; [1]con una loa abierta a todo lo místico. Muchas de las andanadas provienen de las propias cumbres de la intelectualidad. Edgar Morin, teórico del «pensamiento complejo », es uno de los ideólogos de esa moda, y tal vez su exponente más ladino: se presenta como el filósofo que sistematiza los avances del conocimiento para arremeter contra el método que ha permitido su progreso.